DESARROLLO Y APRENDIZAJE HUMANO

.

domingo, 5 de octubre de 2008

El Apego


Para comenzar hablar de apego, es necesario dar a entender tal término.

John Bowlby, fundador de la teoría del Apego, propuso que para todos los seres humanos es de gran índole formar vínculos afectivos cercanos, y crear estos vínculos con personas significativas es una necesidad primaria desde el momento de nuestra concepción.

Apego, corresponde al “vínculo recíproco y duradero entre el bebé y el cuidador, cada uno de los cuales contribuye a la calidad de la relación” (Papalia, 2004, p.222). Esta relación, comúnmente es proporcionada por los padres, pero en algunos casos, donde el niño nace en un ambiente en que ambos pilares del grupo familiar no pueden estar presentes, el apego se puede dar con las personas que estén al cuidado de éste, ya sean, las educadoras de párvulo, lo abuelos, o asesoras de hogar. Tal relación fomenta la seguridad del bebé, por ende, mantener este vínculo es sumamente vital.

Esta relación entre la criatura y su cuidador está presente de manera global en todas las culturas, la diferencia radica en que se pueden dar distintos tipos de apego en la relación Cuidador-Bebé;

Apego Seguro, donde se da la situación en el que el bebé llora para lograr tener la atención de su cuidador hasta obtenerla.

Apego Evasivo, Aquí el bebe al momento de ser separado de su cuidador el bebé llora pero no a menudo, y al retorno de éste lo evita.

Apego Ambivalente, el bebé reacciona de manera ansiosa antes de que su cuidador se aleje, pero a su llegada se da una situación de búsqueda y rechazo.

Apego desorganizado o desorientado, el bebé responde con conductas contradictorias, confusas, después de haber estado ausente de su cuidador, por ejemplo, recibirlo agradablemente y luego ser rechazado.

Por otro lado el apego es un mecanismo determinante de la personalidad y conducta del niño, la ausencia de la base segura ¹ puede fijar la inseguridad y rechazo a los demás.

El apego es el elemento fundamental y sumamente necesario para formar la confianza del niño, es indispensable para su desarrollo posterior, que de abasto en las futuras experiencias al que se verá enfrentado, por lo tanto, es de gran importancia brindarle desde el momento de su concepción, un ambiente apropiado, que sea capaz de responder de buena manera a las necesidades afectivas del bebé, ya que la familia es el primer contexto social en el cual se desenvuelve.

Bibliografía

-Diane E. Papalia, Sally Wendkos Olds, Ruth Duskin feldman. Desarrollo Humano. 2004.

Linkografía

http://www.elpsicoanalisis.org.ar

http://mamiblog.bitacoras.com